Para adentro, hacia afuera

Yoga es búsqueda interna que une el todo. No hay una técnica precisa que les pueda describir para encontrarse, cada uno de ustedes tomará la que mejor se ajuste a su objetivo. Con el paso de tiempo y práctica es inevitable ir soltando cosas, situaciones y personas. De alguna manera, es como si meterse para adentro repercutiera en el afuera.

En el aspecto físico, el cuerpo va tornándose más ágil y flexible. En el aspecto mental, se optimiza la concentración y se instala la calma, en el espiritual, la paz interna.

Uno de esos días de clase me di cuenta, estando en la oficina, que me había olvidado toda la ropa deportiva en casa. Ese día salí apurada y completamente convencida de que había metido todo en mi mochila. No me quedó otra que terminar la jornada laboral y volver al hogar a hacer la práctica casera. Llegado el momento de los backbending no tenía Profe que me asista, así que tomé valor, preparé la postura y me lancé en el drop back, respetando los tiempos del cuerpo y tratando de controlar los movimientos para no terminar de cabeza en el suelo.

Y para mi sorpresa, así fue. Pude bajar sin ningún problema, sin romperme nada, sin caerme. La dificultad vino al momento de querer subir, técnica que aún debo aprender correctamente.

Realizo este tipo de postura hace tan sólo cinco meses y nunca me hubiera imaginado que iba a poder hacerla sin asistencia, en tan corto tiempo. Tomé consciencia de que ese día, más temprano, me había decidido a dar un paso más en una situación en la que tenía miedo darlo. Con firmeza y desde muy adentro me dije a mí misma que debía superar ese miedo que sólo era una excusa y animarme a activar mi sueño mayor, que es ir a vivir a Costa Rica. Liberé esa energía al Universo para que me traiga la oportunidad de poder ir para allá antes de lo previsto. Sin miedos. No los necesito. No los quiero.

En cierta forma sentí que el haber dejado ir ese temor más temprano, valiéndome de la redundancia, liberó libertad. Libertad para Ser, para entregarme a las oportunidades que lleguen y para tener confianza en que ¡sí, se puede!, sea que el sueño se manifieste o no, dependiendo de las vueltas de la vida.

Los backbendings tienen una fuerte carga emocional y es curioso que el tener que “abrir el pecho”, expandir el cuerpo, ser físicamente vulnerable, impacte tan adentro que desate emociones fuertes y mueva tanta energía. Te sacan incómodamente de tu confort zone hasta que encontrás el punto exacto de presentar la postura de forma relajada y firme. Pero es un proceso de tiempo y paciencia. Y junto a la evolución de este proceso físico se suceden otro montón de avances en otros puntos de la vida.

Una de mis Yogis preferidas escribió: “La tendencia natural es huir cuando las cosas se ponen difíciles, pero la práctica de Ashtanga Vinyasa Yoga te enseña a encontrar una manera grácil de atravesar los obstáculos que se presenten en tu vida”.

Tener paciencia conmigo, con mi cuerpo y confiar puso en movimiento otros aspectos. Cosas intangibles, invisibles al ojo humano, pero, como dice El Principito, esenciales al corazón.

“No vayas fuera, vuelve a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad” – San Agustín

Eka Pada Urdhva Dhanurasana, trabaja sobre apertura de pecho, fortalece brazos, piernas y columna vertebral. Incrementa energía. Emocionalmente trabaja sobre la vulnerabilidad y la entrega.
Eka Pada Urdhva Dhanurasana, trabaja sobre apertura de pecho, fortalece brazos, piernas y columna vertebral. Incrementa energía. Emocionalmente trabaja sobre la vulnerabilidad y la entrega.

Importante: Todas las asanas deben aprenderse con la guía de un Instructor calificado.

Nota: Originalmente posteado el 11/08/2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *