Vamos los Bandhas

No hablamos de las bandas de Rock, pero ciertamente la rockean. La traducción de bandha es cierre, llave, candado. Se trata de contracciones musculares intencionadas cuyo objetivo es evitar la pérdida de energía vital.

Aquí vamos a hacer un paréntesis para explicar cómo funciona la corriente de energía en el cuerpo. Para ello citaré a Yogi Bhajan, Yogi y Maestro espiritual, quien introdujo el Kundalini Yoga en occidente:

Prana es la fuerza vital del átomo. Apana es la fuerza eliminatoria. Éstas son las dos energías, positiva y negativa, gobernadas por el Pingala, el canal derecho de la columna y el Ida, el canal izquierdo de la columna. Cuando unimos estas dos energías con el poder y la ciencia del Kundalini Yoga, cuando mezclamos Prana y Apana, ejercemos una presión que posibilita la elevación de la Kundalini.”

Prana y Apana fluyen a través de los nadis o canales: ida (lado izquierdo del cuerpo) y pingala (lado derecho del cuerpo). Cuando se logra equilibrar Prana con Apana se redirige el flujo de energía hacia el canal principal: Sushumna. Así se despierta la energía Kundalini. Esto se traduce en incremento de calma y claridad mental; al subir Kundalini por los vértices de energía (Chakras) hacia los superiores, se produce un estado de súper-consciencia o iluminación.

¿En dónde entran los bandhas?. Los bandas, entonces, son “cerraduras” que dirigen el flujo de esta energía, desde los nadis hacia el canal principal, evitando que se disperse.

Hay cuatro bandhas, de abajo hacia arriba:

– Mula Bandha: Es la llave raíz. Localizada en el perineo, actúa sobre el Chakra raíz Muladhara, asociado al instinto, la supervivencia, la seguridad. Se dice que Kundalini “duerme” en este Chakra y aquí es donde comenzamos a despertarla. La activación de este bandha se realiza contrayendo los músculos perineales en el suelo pélvico. Se realizan tres movimientos: 1- contracción de los músculos esfínter y elevador del ano. 2- contraer uretra, parte frontal del perineo. 3- elevar el centro del perineo, es decir, entre el ano y los genitales. La ubicación difiere entre hombres (2cm dentro del perineo) y mujeres (cuello del útero). Deshace “nudos” relacionados con el apego, los deseos y las ambiciones. Se redirige la energía sexual hacia lo creativo. Este bandha no puede ser percibido a simple vista, es una llave interna. Estimula el sistema urogenital y excretor. Alivia estreñimiento y hemorroides, es beneficioso para fisuras anales, úlceras e inflamaciones pélvicas.

– Uddiyana Bandha: Se traduce como “vuelo ascendente”. Hay que hundir y levantar el abdomen, de esta forma se libera la zona intercostal toráxica para darle más lugar a los pulmones y así utilizar la capacidad total que brindan la espalda, el pecho y las costillas. Protege la columna y sostiene los órganos alojados en el abdomen. Trabaja sobre el estrés, ansiedad y enfermedades psicosomáticas, ya que está íntimamente relacionado con Manipura Chakra, asociado al control, libertad propia, poder y fuerza de voluntad. Estimula el plexo solar, elimina cansancio y trastornos estomacales. Deshace el bloqueo responsable de los trastornos afectivos y emocionales. Puede ser notado a simple vista.

– Jalandhara Bandha: Localizado al nivel de la garganta, se activa contrayendo el mentón hacia el cuello. Equilibra el funcionamiento de tiroides y regula el metabolismo. Actúa sobre Vishuddha Chakra por tanto sobre el habla, la autoexpresión y el crecimiento. Reduce la depresión, el estrés, la ansiedad y la ira. Deshace el bloqueo relacionado con la comunicación y la expresión, expande la consciencia y permite que Kundalini ascienda a los Chakras superiores.

– Maha Bandha: La gran cerradura, es la aplicación de las tres llaves al mismo tiempo, manteniendo máxima concentración. Tiene los beneficios de las tres anteriores, regula el funcionamiento de todo el sistema endocrino, activa y equilibra los siete Chakras.

La utilización de los dos primeros bandhas aplica a toda la práctica, ayudan a la correcta realización de las posturas. Jalandhara Bandha no se utiliza en toda la práctica, sólo en determinadas asanas.

Hasta aquí todo bien con la teoría y los múltiples beneficios de la práctica.

Mi hermana menor practica Tai-Chi. Esta disciplina también es meditación en movimiento con manejo fluido de posturas llamadas formas, control de respiración y energía vital: Chi. Hace poco me comentaba que en cada clase el Profesor les va indicando los pasos a los alumnos en cuanto a formas correctas de pararse, de respirar y… Sí, también tienen bandhas. Finalmente, compartiendo esta sabiduría milenaria es que llegamos a la conclusión de que en la vida real, al ser principiante, no podés evitar que se te disperse la concentración zen cuando lo primero que te dicen es que tenés que contraer el ano… ¿Qué te contraiga qué?… Y ahí es cuando no podés evitar reírte.

“La sabiduría es siempre la sabiduría, no importa cuál sea su fuente. Toda la sabiduría, la dicha y el amor emanan, esencialmente, de las profundidades de nuestro ser, con la práctica asidua del autoconocimiento” (Mikao Usui)

La forma de Tai Chi es “La Serpiente”. La asana es Padmasana, una de las últimas tres posturas del cierre. También conocida como “postura del loto”. Fortalece articulaciones de cadera, tobillo y rodilla. Aquí se aplica Maha Bandha. Ph: Carito Belmomte – https://www.facebook.com/phcaritobelmonte
La forma de Tai Chi es “La Serpiente”. La asana es Padmasana, una de las últimas tres posturas del cierre. También conocida como “postura del loto”. Fortalece articulaciones de cadera, tobillo y rodilla. Aquí se aplica Maha Bandha.
Ph: Carito Belmomte – https://www.facebook.com/phcaritobelmonte

Importante: Todas las asanas deben aprenderse con la guía de un Instructor calificado.

Nota: Originalmente posteado el 23/06/2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *