¡Líder!

Un Instructor de Ashtanga Vinyasa Yoga es, en cierta forma, un motivador. Solemos encontrar excusas disfrazadas de prejuicios a la hora de invitar a alguien a realizar una clase. “Eso es para viejos” o  “no soy lo suficientemente flexible”, entre otras, son de las frases preferidas a la hora de responder a “¿te gustaría probar una clase?”

Como decía Sri Pattahbi Jois, cualquiera puede hacer Ashtanga. Pero empecemos por el principio. Antes de motivar a otros, tengo que nutrirme de conocimiento, ideas, herramientas y motivarme a mí misma.  Habrá personas a las que no les interese la parte de motivar a otros, de identificar sus fortalezas y potenciarlas, y eso está bien. A mí me interesa.

Me encanta poder ser testigo del instante en el que alguien logra un objetivo, habiéndolo acompañado en el camino para llegar hasta ahí. No depende de mí que tal o cual llegue al punto al que quiere llegar, pero en cierta forma soy facilitadora de aprendizaje en el proceso de crecimiento, y poder ser testigo de la auto-superación de otros es un honor.

Hoy alguien me dijo: Uno de los puntos que hace a un Líder ser bueno es crear más líderes. “Si sube el agua, sube el corcho”. Si logro que otros despierten y desarrollen sus habilidades, yo también seré mejor, porque los líderes influencian, y la diferencia entre influenciar y manipular está en motivo que hay detrás. Aquél que influencia busca un bien común, el que manipula busca un bien propio.

Yo sé que si logro despertar más líderes, ellos despertarán a otros y esos a otros más, y de alguna forma se generará un cambio positivo. Todo empieza por trabajar con uno mismo. Como instructora es mi responsabilidad guiar y asistir a terceros en el desarrollo de sus habilidades, instarlos a dar un poquito más cada día, a trabajar su excelencia.

Lo mejor que puedes hacer por los demás no es enseñarles tus riquezas, sino hacerles ver la suya propia.” Goethe

Chaturanga Dandasana. Esta postura forma parte de surya namaskar (saludo al sol) y tambien de cada una de las vinyasas entre asanas. Antebrazos y caderas deben estar paralelos al piso. Fortalece brazos, abdominales y da fuerza en muñecas

Importante: Todas las asanas deben aprenderse con la guía de un Instructor calificado.

Nota: Originalmente posteado el 29/10/2014

Un comentario en “¡Líder!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *