¡Sí se puede!

¿Qué solemos decir cuando estamos frente a una situación que, creemos, excede nuestras capacidades? El primer pensamiento que sale de nuestra mente y, en muchas ocasiones, se hace palabra es: no puedo.

Me sucede de manera casi inconsciente cuando veo alguna postura de esas que uno no comprende cómo la pierna llega hasta ahí arriba, o cómo la columna forma casi un círculo, de lo flexionada. Este pensamiento es vibración que atrae más de eso que pensamos.

¿Cuántas veces alguien más nos dijo: no vas a poder, no te va a salir, es muy difícil para vos, no lo vas a lograr o frases similares? Y casi nos auto-convencemos de que esa es la única posibilidad, la única verdad. Pensar que uno “no puede” ya predispone toda nuestra energía justamente para hacernos caso. Y cuando intentemos (si acaso intentamos) hacer esa actividad, el resultado será que efectivamente no podremos lograrlo.

¿Qué les parece si empezamos a trabajar sobre nosotros mismos para dejar de anularnos? No digo que mañana salten en paracaídas sin ningún tipo de experiencia previa y supervisión, sino que al menos empiecen por tomar clases de paracaidismo, si tal fuera el caso.

Veremos que no hay nada que no podamos lograr. Creo firmemente que el primer paso en cualquier proyecto, actividad o situación, es dejar de creer que no podemos. ¡Sí, se puede!

Les propongo tomar consciencia de cuántas veces al día se dicen a ustedes mismos: no puedo o no me va a salir. Una vez que identifiquen el momento en el que se están anulando, cambien automáticamente el pensamiento.

Hace poco realicé un curso de Liderazgo con el Lic. Alejandro Delobelle y aprendí a utilizar una herramienta excelente que puede servirnos de plataforma de salto, en estas ocasiones. Cuando el “no puedo” golpee nuestra puerta, contestémosle con un “a menos que…”
Por ejemplo, las posturas que más me atraen en yoga son los handstand. Hoy no puedo lograr mantenerme firme sin apoyo, a menos que practique diez minutos todos los días durante un mes.
De esta forma, me doy la posibilidad de polarizar lo negativo en positivo. Es como dejar una puerta abierta al éxito.

¿Qué están esperando para empezar?

Desde el preciso momento en que tienes dudas de que puedes volar, dejas de tener, para siempre, la capacidad de hacerlo.” J. M. Barrie – Autor de Peter Pan

Práctica de backbending. Alguna vez creí que era imposible hacerlo, hasta que lo intenté.

Importante: Todas las asanas deben aprenderse con la guía de un Instructor calificado.

Nota: Originalmente posteado el 25/11/2014

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *