Luke I’m Ujjayi

Pranayama es cualquier técnica de respiración consciente que se utiliza en Yoga. Prana = energía / Iama = control. No es de extrañar que ese sea su significado, ya que si hay algo que no podemos dejar de hacer durante mucho tiempo para vivir, es respirar. Nuestra vitalidad depende de esa acción. Lo primero que hacemos al salir del vientre materno es llenar nuestros pulmones de aire. Podemos estar una semana sin beber agua, aproximadamente cuarenta días sin comer, entre ocho y diez días sin dormir, pero nuestro cerebro puede estar como máximo cuatro minutos sin oxígeno antes de empezar a desencajarse por completo, a menos que entrenemos nuestra apnea y, en tal caso, tampoco podríamos estar un día entero sin hacerlo, ni siquiera 30 minutos sin algún tipo de asistencia. Continúa leyendo Luke I’m Ujjayi

De la teoría a la práctica

Asthanga Vinyasa Yoga se caracteriza por ser una práctica dinámica que coordina asanas (posturas) con la respiración (formando lo que se llama vinyasa). “Cada postura está meticulosamente diseñada con un número determinado de movimientos y respiración de manera que un alumno avanzado enlazará las postura siguiendo fielmente el ritmo de respiraciones y movimientos. La secuencia de posturas siempre será la misma y el alumno irá añadiendo posturas a medida que su práctica progresa. Aparte del sistema de vinyasa otros elementos serán determinantes para la práctica: la respiración Ujjayi (pranayama), los bandhas (cierres energéticos), el dristi (miradas) ayudan al practicante a concentrar y aumentar la energía a lo largo de la práctica.”
El beneficio inmediato de la práctica es desintoxicar el cuerpo a través de la transpiración y oxigenar la sangre gracias a las respiraciones profundas. Esto último también actúa sobre los órganos internos mejorando su funcionamiento. Pero el beneficio a largo plazo va mucho más allá. El fundador del Ashtanga Vinyasa Yoga fue Sri Pattabhi Jois, quien nació en India en julio de 1915. Continúa leyendo De la teoría a la práctica